El Garrafón. 🍻🥂🍷

Después de algún tiempo sin escribir, me gustaría poder compartir con vosotros lo que he aprendido, sobre el tema de hoy: “El garrafón“.

Pues he aquí esta curiosa palabra usada por muchos de vosotros a lo largo de vuestra vida y de la cual no sabéis ni su significado.

El significado de garrafón es tal cual os escribo: Cualquier tipo de bebida ya sea alcohólica o no que se vende en garrafas. Y en grandes cantidades.

Por lo que me gustaría que ya que os vais a quejar al pobre camarero que atiende órdenes, que lo hagáis con propiedad. Lo que vosotros insinuais sin ningún tipo de prueba es que os vendemos “licor adulterado” en la discoteca. Ese es el nombre que os tenéis que aprender en esta lección, ya que existe una gran diferencia entre una cosa y la otra.

El licor adulterado puede ser de manera natural, no tiene porque ser intencionadamente aunque puede darse el caso, no os digo que no.

Pero por lo general cuando una bebida os produce esa resaca tan fatídica u os sienta tan mal, no es debido a la calidad del alcohol sino, a la cantidad.

Y si encima éste no se conserva en las condiciones adecuadas sus propiedades pueden ser nocivas, e incluso perjudiciales para la salud.

Creo que nunca os habéis preguntado porque la mayoría de los botellines de cerveza o vino, o incluso algunos rones o wiskeys son de un vidreo color oscuro, opaco.

Pues todo es cuestión de ciencia.

Muchos de estos destilados pierden propiedades por el contacto con la luz, o el aumento de la temperatura.

Si te tomas una cerveza y después de un rato se te calienta y ya no sabe igual, está amarga, no es por el simple hecho de estar caliente. Se ha demostrado que es debido a la luz que se filtra y altera las bacterias producidas por la cebada. Por eso se vuelve inbebible.

Esa misma cerveza la vuelves a enfriar y a calentar y a volver a enfriar en un tanque a oscuras y tiene el mismo sabor, no se nota diferencia alguna. No ha perdido sus propiedades. Ahora si te la tomas en una playita al sol al cabo de un ratito ya no sabe igual de bien, aunque siga estando fría. Por lo que no es cuestión de temperatura sino de luz y aire.

De ahí que aunque este el botellín de cerveza hirviendo en el almacén esperando a que la pongas a enfriar, no ha perdido sus cualidades porque no la has abierto ni expuesto a la luz directa y mantiene sus propiedades hasta que entra en contacto con el aire.

Algo muy parecido le ocurre al vino, que se vuelve rancio debido a la exposición de la luz que acelera las reacciones químicas del producto. Dañando su conservación. Y lo más recomendable es guardarlo a una temperatura adecuada y boca abajo para que el corcho no pierda su elasticidad.

Hace un tiempo trabajaba en una terraza super conocida llamada “Animas del puerto”, el sitio era precioso y con unas vistas de lujo al mar.

Pero el estar al aire libre tiene aparejado algunos inconvenientes. Durante todo el día daba pleno sol y en verano os podéis imaginar las temperaturas que podían alcanzarse. Todo el alcohol estaba distribuido en las enormes barras, como en cualquier otra discoteca. Tocabas las botellas y quemaban después de varias horas siendo ya denoche. Lo que me ocurría es que al servir copas mucha gente regresaba a quejarse de que le estábamos timando y que le vendíamos garrafón, acusandome de que no le había puesto lo que ellos me habían pedido y que querían que les pusiera otra copa. He de decir que nunca, jamás he rellenado ninguna botella en esa discoteca. Nadie pasábamos nuestro tiempo libre añadiendo agua ni cualquier otra cosa a cada una de las botellas que había en la barra. Y mis jefes menos, ya que casi ni estaban allí, así que era una acusación sin fundamento.

Lo que si ocurría y ocurre, es que después de muchas horas continuadas bajo temperaturas elevadas éste perdía propiedades. Y o sabía raro o no sabía a nada. Por lo que siempre invitaba a un chupito a todos los que venían a quejarse de lo mismo que les había servido en la copa y si al tomarlo solo seguían corroborándome que este sabía mal, tiraba directamente la botella a la basura. Aunque he de decir que el 90% de vosotros se bebía el chupito y se quedaba conforme, con lo que ni cambiaba la copa ni tiraba esa botella. Por lo que no estaría tan malo.

Al hacer el inventario al amanecer con la luz del sol a veces podías observar pequeñas cosas que por la noche debido a la iluminación no veías.

Como partículas flotando dentro de la botella, o cambios en el color. He visto rones que se han vuelto de color blanco, o recuerdo un licor de kiwi que nunca olvidaré por su color blanco grisáceo. Cada día antes de marcharnos a casa tirábamos todas aquellas botellas que veíamos en mal estado, siempre éramos cuidadosos con lo que servíamos y no nos la jugábamos si había algo que no estaba bien. Se tiraban muchas cantidades de alcohol a la basura por pegarles directamente el sol durante todo el día, y ese gasto seguro lo notaba la empresa, aún así era el pan nuestro de cada día. Y con esto quiero aclarar que nunca servíamos garrafón, como vosotros bien decís. Son cosas de la naturaleza.

Lo mismo os ocurre a vosotros si dejáis una botella en el maletero del coche en verano durante días. Os pensáis que con el calor va a subir su graduación etílica y os va dar mas “pepinazo“, y si os va a dar más pero no porque suba su graduación sino porque habéis adulterado su composición química y sus efectos son catastróficos, vómitos, dolor de cabeza, en fin una irritación gástrica que os dejara varios días sin volver a querer beber.

Así que os animo a todos a que probéis a hacerlo y me dejéis vuestros comentarios sobre la experiencia!! Todo sea por el bien de la ciencia y de la humanidad. 😂😂👍

Espero haberos enseñado algo nuevo!!