Runners// Staffs 🏃🏻‍♂️🏃🏻‍♂️

Hoy quiero dedicar mi post a las grandes personas que trabajan codo con codo con los barmans y camareros cada noche.

Personas que sin su trabajo y dedicación, harían imposible que diéramos el servicio que damos a nuestros clientes.

Sin ellos,nosotros no somos nada, y no podemos desarrollar nuestra función, ya que gracias a ellos tenemos todo lo necesario a lo largo de la noche para poder desempeñar nuestro trabajo sin contratiempos, ni esperas.

Desde mi punto de vista su trabajo físico es el más duro de todos. Mucha gente no reconoce este digno trabajo, y apenas conocen de el.

Éstos trabajadores casi pasan desapercibidos ante los ojos de nuestros amables y agraciados clientes.

Y remuneradamente tampoco esta tan bien reconocido como se debiera.

Hoy por hoy sigue siendo un trabajo exclusivo de hombres, ya que requiere de gran fortaleza y estrés físico. Bien es cierto que muchas mujeres cargamos el mismo peso que los chicos, pero aún así se ha de reconocer que es un esfuerzo agotador y del que la mayoría de nosotras seríamos incapaces de realizar durante largos periodos de tiempo.

En ocasiones me he remangado las mangas y me he puesto mano a mano con ellos para ayudarles a adelantar trabajo o facilitarles un poco su tarea. Y es agotador hacer de mulo de carga, sinceramente.

Comenzaré contando en que consiste principalmente su trabajo.

Pues bien este gremio se encarga de proporcionar y suministrar todo el material necesario a las barras, al vip y llevar el control del almacén. Dicho así parece muy sencillo pero ni os podéis imaginar cuantas cosas se gastan a lo largo de la noche en una barra, o en el vip y la necesidad de que ellos estén pendientes cada 5 min, preguntandoles a los jefes de barra o inspeccionandola ellos mismos para que no falte lo básico. He estado trabajando en barras en las que no contábamos con lavavajillas, por no decir que, en mi vida, habré trabajado dos veces contadas con éste.

La mayoría se encuentran en los denominados office, por llamarlo de algún modo podríamos decir que son las oficinas de nuestros queridos runners o staff.

Si hacemos cálculos y suponiendo que estas en una discoteca de embargadura pueden haber unas 500 personas fácilmente, ensuciando vasos cada 20 minutos más o menos, no es nada descabellado pensar que en una noche estos chicos pueden lavar hasta 3000 vasos perfectamente, incluso más…

A ello le sumamos que tienen que transportarlos entre los educados clientes que por supuesto no dejan paso a nadie porque ellos no son quien para moverse dos milímetros de su posición, haciendo que una persona cargada con una barca de vasos (que es donde los transportan), tenga que dar un rodeo para llegar al sitio donde los tiene que lavar, y volver de vuelta con los limpios para que las barras no se queden sin ellos y tengan que parar su trabajo.

Añadimos también la de cajas de refrescos que se pueden llegar a gastar en una noche!!. Hasta 4 o 5, dependiendo de la fiesta y del lugar. Recapitulemos, si de promedio gastamos 5 de cola, más 2 de limón, más 5 de tónica, más 3 de Sprite, añadimos las colas cero y light, Fanta de naranja, zumos, aguas y demás… todo esto señores lo carga una sola persona durante toda la noche de una barra a otra. Ya que por lo general no se encargan de una sola barra.

Os explico, si en una discoteca hay 5 barras de promedio solo hay 2 staff/runners con lo cual llevan más de dos barras por cabeza como mínimo. Señores pijos y remilgados que salís y os molestais cuando os piden paso, me gustaría veros a vosotros en su lugar. Seguro que esa cara de asco que tenéis de habitual cuando os cruzais con el personal, se os quitaba al primer minuto de hacer su trabajo… me encantaría ver que cara pondríais en esta situación.

Y si es una discoteca más pequeña, tranquilos que aunque tenga solo dos barras, ya se encargarán de hacerle trabajar también en los baños, o en el almacén colocando todo a todas horas, para que su trabajo sea más ameno. Es ironía espero que lo pilleis.

Pues además también he tenido el privilegio de trabajar en barras con arcones para el hielo bastantes pequeños o inexistentes, como lo oís.

A lo que mis grandes compañeros tenían que cruzar toda la sala para llevarme los sacos de hielo (de unos 5 kg o más), cargados al hombro, como el que lleva sacos de patatas, asi 20 veces durante toda la noche y todos chorreando ya que se deshacen muy rápidamente los hielos dentro de la discoteca, y dejándose las manos heladas… todo para que vosotros luego les recrimineis y os enfadeis con ellos cuando os quitan los dos cubitos ridículos que os quedaban en la copa que dejáis por cualquier parte.

Cosa que forma parte también de su trabajo, por si no lo sabéis.

Si ellos no recogieran todos los vasos que encuentran apoyados por todos los sitios del local, algunos incluso tan bien escondidos que ni vosotros mismos recordáis donde los habéis dejado, pues bien os puedo adelantar que tendríamos que serviros las copas en uno de vuestros bolsillos del pantalón, que ahí es el único sitio donde no os las quitaría nadie.

Ya que nosotros los camareros, llegado un punto de la noche, si ellos no recogen y las lavan para traernoslas de vuelta, no tendríamos ni una copa limpia para poneros cuando nos las pedís.

Por supuesto cabría la opción de no lavaroslas y poneros la misma copa pringosa que ya ha chupeteado otro, puesto que ni os darías cuenta.

Aún a mi pesar (por como nos tratáis), tenemos principios, no como vosotros, con lo cual , por supuesto que os quitamos las copas que están vacías!! aunque para vosotros sea un manjar el agua que queda en el culillo, de los cubitos ya derretidos desde hace una hora.

Así que he de agradecer y admirar la magnífica labor de estos compañeros, que aún teniendo la presión de 20 camareros pidiéndole 20 mil cosas a la vez, aguantan cada noche como jabatos, atravesando la multitud de becerros y becerras que frecuentan las salas de ocio.

Además de la presión que tienen por parte de los jefes, el control que deben manejar sobre todo de lo que se gasta y se necesita en una discoteca y su capacidad para mantener la calma cuando su oreja está al rojo vivo, porque todos les suelen pedir las cosas gritando… por eso me siento en el deber y la obligación de pedirles todo por favor y dadle las gracias, ya que si ellos hacen mal su trabajo a quien le dais el coñazo queridos clientes es a mi… por lo que son mis salvadores en medio del caos que generais con vuestra impaciencia y soberbia.

Aprendemos a valorar y a ser más compañeros. A ser más justos con los trabajos más duros y sacrificados… prefiero repartir mis propinas con los staff/runners que con cualquier compañera de barra, por supuesto, ya que ellos se lo curran muchísimo más!!!

Porque sin vosotros la noche no funcionaría, sois los pilares de toda barra y todo vip!!!!

300 Tontos muy tontos.

A esta/e me invitas tu, no??

Frase muy común, que suelo escuchar las 365 noches del año unas 300 veces en la noche.

No se ni como os atreveis a gastar bromas de este estilo o a insistir con mi cara de amabilidad, y más cuando después de soltar tal tontería os echo una mirada de la muerte, que por que no tengo unos guantes de boxeo que si no sería como las miradas de odio que se echan los boxeadores antes de que suene la campana en el ring.

Pues ni por esas!! Tengo que dedicar unos minutos de mi valioso tiempo para explicaros que: los camareros no podemos invitar a nada. En todo caso os invita\nría la empresa… No se si lo cogeis, así que os haré un croquis más sencillo para que podáis entender cuál es nuestra función.

Si la empresa dice que aquel, o a este cliente se le ponga algo de invitación, como unos chupitos, un cóctel o un café, corre a cuenta de la empresa, no es que la camarera/o te este invitando, porque le caes bien y le haces gracia.

Cada vez que nos pedís un chupito gratis, o una copa gratis, porque lleváis toda la noche consumiendo. A lo que y digo yo: para eso salís no?? Para beber y consumir?? Bueno pues en ocasiones me dan ganas de hacer como que busco monedas en mi bolsillo y deciros: ” lo siento, pero es que no llevo nada de dinero suelto en estos momentos”. Por que ciertamente en ocasiones parece que vuestra simpatía roza el límite con el retraso mental. En ocasiones os ponéis tan pesados insistiendonos cada vez que nos acercamos a vuestra mesa, o cuando venís a la barra a vacilar, que tengo que deciros como unas 300 veces que YO, no estoy autorizada a invitar a nada.

El alcohol que os sirvo lo pagan mis jefes, así que sí yo invito es porque lo voy a pagar yo. Y ridículo me parece salir cada noche a trabajar para pagaros a todos vosotros la fiesta. Asi que no seais tan ridiculos vosotros,con esta clase de tonterias. Espero que me comprendais. Y si no es así, espero que no lo volváis a hacer porque da una imagen de vosotros bastante deplorable.

Es cansado y cansino repetiros constantemente, como si de loros nos tratásemos, que no puedo invitarte, y que no voy a invitarte. No entiendo que parte del NO, no entendéis.

En fin os pensáis que nosotros tenemos que haceros regalos, tener detalles por ser nuestros clientes, y os enervais cuando no se os da lo que queréis. Cosa muy típica de los borrachos, siento decíoslo. Las personas con problemas de adicción son más propensas a estos cambios de humor repentinos cuando necesitáis del vicio y no se os da todo lo que queréis, por eso haceroslo mirar.

Si mi jefe quiere invitar a aquellas, u a los otros… es su problema!!! Y no tengo porque daros ningún tipo de explicación sobre lo que piensa u opina mi superior, así que no me pidais a mi las explicaciones de por qué a ellos si y a ti no, porque ciertamente no tengo ni la mas remota idea, ni me interesa.

Si el lo decide así, yo soy una mandada que cumple órdenes y no creáis que mis jefes me dicen siempre el porque hacen las cosas y el por qué, de con que fin las hacen. Así que es inútil que me preguntéis el porque de las cosas a mi. Simplemente tu serás más pringado que aquel, y seguramente seas un cara dura sin un duro que va intentando gorronear a todos por donde va, por eso será que a ti no te invitan a nada, y a los otros sí. Ya que si no fuera asi, no te fijarias de lo que invitan a los demás, ni pedirías tampoco nada de gratis, por tu cara bonita, si no que pagarías sin más, ya que es algo que has pedido porque quieres tomar y no porque nadie te este obligando.

Porque y digo yo… y me pregunto en muchas ocasiones…Vosotros cuando vais a la farmacia llegáis y le decís al farmacéutico: ” Hola muy buenas, me pones un antigripal, un jarabe para la tos, y a las aspirinas me invitas tu, no??”, o en el Mercadona, vais con vuestra gracia y salero y en la cola de caja cuando terminais de pasar la compra y vais a pagar, con todo el mundo detrás de ti esperando, les decís a las cajeras: a la mortadela me invitas tu que te he comprado mucho pan, no??? O en la gasolinera le decís al dependiente: ” llename el depósito y a la próxima me regalas un litro, que soy cliente habitual…y como no me vas a hacer un dos por uno!!! si no te está viendo nadie!!

Si os soy sincera jamás he visto a nadie hacer nada de esto… solamente en la noche, cuando os pensáis que trabajamos de gratis y que nos morimos de ganas por veros borrachos sin que entre ni un euro en la caja. Pensáis que nuestro sueldo proviene de las invitaciones??. Y que cuanto más os invitamos, mas ganamos??, muy lógico verdad??? Si pusiera gratis todo lo que me pedís, a todos y cada uno de vosotros, durante toda la noche, el mundo de la hostelería estaría en bancarrota, os lo aseguro.

Eso que repetis también continuamente, como si de loros os trataseis ahora vosotros, lo de: ” venga, va, si no te está viendo nadie!!!”

Ojala fuera así y no me viera nadie de verdad durante toda la noche que estoy siendo grabada, con cámaras estratégicamente colocadas y de las que ni sabéis su existencia, u observada por el topo o el chivato, mejor amigo del dueño, metre, o encargado, camuflado en una esquina de la sala… para poder mandaros a todos a la mierda como tanto me gustaría. Si no fuera porque SI que me está viendo alguien, no estaríais ni dos minutos en la barra calentandome la cabeza sobre lo caras que son las copas, y demás tonterías varias que se os ocurren en vuestros mejores momentos de lucidez. Si nadie me viera y me grabará, os aseguro que no vendríais a la barra a comerme la oreja para que os invite a nada, con tal de que no os pusiera la cara roja de vergüenza delante de todos vuestros amigos/as, con las cuatro verdades que me gustaria deciros en esos momentos. Ya que me parece de cutres, montar una bronca por qué algo te parece caro o insistir hasta la saciedad o el aburrimiento sobre algo que ya te han dejado bastante claro que no va a ser.

Si yo voy a una tienda y quiero unos Louis Vuitton y cuando me dicen o veo el precio veo que es demasiado para mi, no le digo a la dependienta: ” olle, perdona, pero esto es un robo, me parece demasiado caro!!!… sois unos sinvergüenzas que me estáis estafando!! etc, etc. Me callo y me voy con lo que quería o sin nada porque no puedo pagarlo. Pues con el tema de las copas igual. A ver si consigo que os entre en la cabeza.

Que me venís a mi a contar si os parece que el precio de las copas o de lo que servimos es muy caro??!!! Ni yo pongo los precios y por qué me lo digáis no os lo voy a dejar más barato, en todo caso me encantaría poder cobraros más, por pesados y por importunarme cuando ese dinero que pagáis ni es para mi, ni soy yo quien lo va a beber. Así que en vez de quejaros por todo si os parece caro marchaos a otro lugar o no bebais tanto queridos amigos. Porque yo cada vez que voy al estanco o a comprar tabaco en las máquinas no me pongo a quejarme diciéndole a la máquina o al dependiente del estanco, lo caro que está el vicio. Si no me lo puedo permitir, pues no fumo!!!

Así que señores y señoras ser un poco más coherentes y dejad a las pobres personas que están haciendo su trabajo que tengan la noche en paz.

Vuelvo a repetir que nosotros no ponemos los precios a nada. Y que a nosotros nos puede costar el puesto de trabajo invitar a un desconocido que por ir de gracioso no comprende que nada en este mundo es gratis. Seríais mucho más simpáticos y graciosos si al pagar lo que pedís nos agradecierais el servicio, la rapidez o la eficacia con que os hemos atendido. Eso sí que nos parecería gracioso ya que es algo que no estamos acostumbrados a que valoreis.

Un saludo a todos mis maravilloso clientes, que me ponen en un compromiso cada vez que intentan que les invite yo en mi puesto de trabajo. De nada.

Trastornos de personalidad.

Soy de escribir mucho en las salas de espera de los hospitales, o justo después de salir de trabajar, después de una noche interminable de locura. En la que me siento frustrada.

Puesto que paso muchísimo tiempo en el hospital, rodeada de dolor… son en esos momentos en los que más acude a mi, mi querida inspiración.

No se si es bueno para todos vosotros que mi trastorno bipolar se manifieste en momentos como este, en el que mi diferente prisma o punto de vista del mundo que nos rodea se retracta en algo tan duro y cruel como: el odio y la rabia que se generan en mi interior.

Estoy llena de sentimientos negativos, bastante adecuados con mis experiencias negativas. Sería cínica e hipócrita si os dijera que todo es maravilloso y que lo que percibo es amabilidad, respeto y cordialidad por parte de los que me rodean.

He de explicar que mi enfermedad, a la que yo no considero como tal, puesto que es la mejor barrera, es el caparazón que tengo y me protege, para no parecerme lo más mínimo a los demás, cosa de la que me siento muy orgullosa, me hace ser bastante creativa y sacar de experiencias negativas lo mejor de mi personalidad.

“Mi coraje, y mi valentía”.

Mi imaginación no tiene límites y mi cerebro es como una máquina de vapor que no deja de echar humo, es la locomotora que impulsa mi talento oculto, mis ganas de escapar a lo corriente y pensar en cómo hacer cosas totalmente diferentes, a lo que conocemos o creemos. No me considero especial, pero si bastante rarita. No soy como todos los demás, con los mismos objetivos y los mismos valores de mierda, que prevalecen en esta sociedad. Me importa una mierda tener un día 5000€ en el banco y al día siguiente sobrevivir con 1€, al igual que no me importa lo más mínimo tener un día 5000 supuestos amigos y al día siguiente no tener ni uno.

No busco una pareja estable, un trabajo estable, o una reputación intachable. No busco ser el centro de atención, cosa que me enerva en gran medida puesto que debido a mi particular carácter, no suelo pasar nada desapercibida. Es más pierdo el control, total y absoluto de mi rabia cuando me siento observada y cuando creo situaciones en las que todo mi entorno está observando el espectáculo, que he creado por no saber contenerme y decir lo que pienso. No soy una actriz con un papel protagonista, me encantaría muchísimas veces saber callarme y pasar desapercibida, o que la tierra se abriera paso bajo mis pies y me tragase antes de formar el “show”. Creo que estoy predestinada a no saber ser dueña de mis emociones, creo que la desgracia o la virtud de ser como soy, algún día servirá para algo, algo que pueda perdurar en el tiempo, todavía no estoy segura de que, pero no tengo prisa, no tengo miedo, ni tengo dudas, de que algo ocurrirá, puede ser que sea algo que me afecte a mi solo, o que afecte a todo un conjunto de personas, sea lo que sea, si me enseña algo a mi, o a los demás, me doy por satisfecha.

Un día puedo levantarme por la mañana eufórica y súper motivada para gestionar el día lo mejor que pueda y minutos después puedo estar sumida en una total depresión, sin saber porque.

No me refiero a depresiones de esas en las que todo el mundo da por hecho, que te pasas el día llorando y lamentándote por todo. Para nada!! Ni me gusta llorar, ni me gusta lamentar. Mis depresiones consisten en querer desaparecer no de dónde estoy, sino del mundo entero. No quiero que los demás sepan lo más mínimo de mi, ni quiero saber nada de los demás. La gente me parece hipócrita y todo el mundo me cae mal, tal cual. No exagero pero creo que todos los tontos del mundo me tocan a mi, por lo que es pisar la calle y comenzar mi batalla verbal o física con cualquiera que me importune o me moleste lo más mínimo. A todas horas del día, en cualquier lugar. Ya sea en la cola del supermercado, cuando veo como un hombre de cierta edad, se mete y sobrepasa con una probe anciana que según el se ha colado para pagar, y éste la humilla y la increpa y se ceba ante su silencio sabiendo que esta señora no tiene fuerza ni autoridad para hacerle callar. Y en ese momento es cuando aparece mi otro yo, y es cuando me enfrento delante de cualquiera, contra un hombre que me sobrepasa dos cabezas de estatura y 80kg más, mientras el seguridad y el resto de los clientes observan… no tengo percepción del miedo, pero si tengo una gran alarma que también me ha sacado de situaciones de peligro cuando me he visto enredada en problemas de verdad. No se explicarlo pero es como si en mi cabeza se activará un proyector, (como los del cine), en el que veo lo que ocurrirá y es ahí cuando comienza mi psicología a trabajar, a hacerme decir cosas y a actuar de manera que pueda escapar de ese tipo de situaciones. Llamadlo sexto sentido pero no sabéis de las que me he librado, enfrentándome a esquizofrénicos y personas bajos los efectos de las drogas que me han querido causar algún mal. Nunca he tenido que defenderme físicamente, mi cerebro ha sabido jugar con ellos hasta encontrar esa vía de escape y huir de sitios y situaciones, que otra chica, en mis condiciones no habría podido contar. Puedo decir que he visto a la muerte, la he sentido y la he percibido en varias ocasiones, a través de gente que no estaba bien, psicópatas, violadores, gentuza que se ha cruzado en mi camino por andar siempre metiéndome en sitios y juntándome con quien no debía. Bajo estas situaciones mi instinto de supervivencia era lo que me ha hecho salir sin daño alguno, aún arriesgándome a sufrir un final fatal.

Hoy por hoy vengo de vuelta y se perfectamente cuando algo de mi alrededor no está bien, detecto el mal a mi alrededor, lo percibo a través de miradas, de actos o expresiones que nadie más se ha dado cuenta, hasta que yo he dado la voz de alarma, me fijo en todo, a todas horas, sin querer, un simple gesto me hace saber lo que están pensado o lo que pretenden hacer personas a las que no conozco de nada, y no doy pie a tener que usar mis capacidades de persuasión, para volver a salir de situaciones tan tensas y problemáticas. Mi instinto se ha ido desarrollando a fuerza de situaciones traumáticas e incontrolables a mi alrededor. Llamarme lunática o paranoica, pero he sabido que aquel chico que no paraba de mirarme entre la multitud me estaría esperando a la salida para molestarme, y quién sabe para hacer algo más conmigo si no le hubiera pedido a alguien que me acompañase hasta el coche, (de manera sutil y sin que supiera que era porque quería evitar esa situación). Y allí estaba el, en la puerta esperando, tal y como había percibido mi mente. O como cuando he notado que alguien detrás de mi en mitad de una noche de fiesta miraba demasiado a mis compañeros y en actitud nerviosa se alejaba y se volvía a acercarse a nosotros, nadie del grupo se había percatado con tantísima gente alrededor, pero allí estaba yo sin saber porque, temiéndome que una pelea para intentar robarnos iba a suceder de un momento a otro, y justo al pedir a mis compañeros marcharnos de allí a otro lugar porque no me sentía cómoda, el chico perseguirnos e intentar iniciar lo que yo intentaba evitar. Prometo que me he librado de situaciones muy jodidas gracias a mi querida e inefable desconfianza y a mi gran capacidad de observación. Analizo cada detalle y mi mente no para de calcular todas las probabilidades. Mientras los demás disfrutan o están ajenos a lo que ocurre alrededor yo no paro de ver señales.

Se que tengo un gran problema!! Y por eso estoy en tratamiento para intentar mejorar!! Ni de coña para cambiar!!

No quiero cambiar en absoluto, solo quiero aprender a pasar desapercibida ante los demás. A saber cómo fingir que me parezco a todos vosotros, que me interesa lo mismo que a vosotros y que soy una más. De ahí que me cueste tanto abrirme a los demás, de ahí que la gente catalogue como muchacha fría o fuerte a alguien como yo, que soy mucho mas que eso. Y de lo que me cuesta tanto hablar ya que la mayoría no entienden.

Ojalá algún día aprenda cómo manejar y controlar mi frustración, mis pensamientos que me atormentan y que no me dejan descansar, pensamientos he de decir que la mitad del tiempo son buenos y positivos, no es que todos sean negativos. Sino que son proporcionales, mis pensamientos positivos que aparecen, se cruzan o mezclan en mis momentos de euforia con estos pensamientos negativos, magnificados, aportándome visiones de cosas inexistentes, intangibles, increíbles, son los que desarrollan mis capacidades, de comprensión, concentración y creación. Visualizo cosas, aparatos, métodos, es como un programa de diseño en mi interior. Es como si soñara despierta, como si inventara productos en mi imaginación, cosas que algún día serán inventadas por alguien que seguro tendrá más recursos económicos que yo!! 😂😂

Me gusta crear y creer en lo que nadie cree, me gusta saber que todo lo que soy, es más de lo que quiero. No necesito ser mejor que nadie en nada, me acepto tal y como soy y no finjo algo que no es. No tengo problemas, en hablar de mis problemas, aunque estos supongan repulsión a la sociedad por falta de conocimientos. Mi realidad asusta o emociona depende de en que tiempo de mi trastorno bipolar este. Pero jamas he echo tanto daño a los demás, como los demás me han echo a mi. Sería incapaz de hacer sufrir o perjudicar a otra persona, como han echo conmigo. Estaré loca, puede ser para vosotros así, pero los locos de verdad son aquellos que hacen lo normal de esta sociedad. Destruir, invadir, corromper a las personas diferentes, a lo que os asusta por no ser lo habitual, a los mas débiles, a lo que vosotros queréis amoldar para vuestro propio beneficio, egoístas cuando hacéis un acto de bondad para sentiros bien con vosotros mismos, no quiero parecerme ni más lo más mínimo a esta sociedad. Prefiero estar sola que estar rodeada de maldad. Hay mucha gente buena, el problema es que no se como actuar cuando conozco a alguien bondadoso y alguien ejemplar, puesto que ha llegado un momento en el que tanto aislamiento y mi anti -sociabilidad, han creado en mi una máquina que no sabe expresar emociones, el parecer indiferente ante todo ya sea bueno o malo, el no saber gestionar lo que siento ante los demás. Lo único que se es: no saber decir nada y actuar cuando ese tipo de personas se cruzan en mi camino y necesitan algo que yo les pueda aportar. Siempre tenderé la mano a quien lo necesite de verdad y esté sufriendo o padeciendo un dolor más allá del físico, el mismo dolor que siento yo en mi interior. Mi cuerpo, mi mente y mi alma han sufrido durante muchas etapas, un dolor que no se quita, un dolor que recuerdo al dormir, en pesadillas, un dolor que no se cura con ninguna medicina.

A todas esas personas especiales y diferentes que pasan desapercibidas y rechazadas por todos aquellos “normales”, se lo que sentís, comprendo lo que vivís.