Primera distinción.

La regla básica numero uno, que me ayudó a no pasar nervios cuando atendía a los jefes de no sé dónde ni a los principes de no sé que, era mi completo desconocimiento y no tener distinciones con nadie!!! Por muy importante que este o está fuera… cuando mi jefe me decía antes de comenzar la noche: a este cliente trátamelo bien, o hay que tener cuidado con aquel, etc, mi respuesta siempre era la misma. No te preocupes lo trataré como trato a todos mis clientes y le cuidaré al igual que al resto. Aunque millones de veces mis jefes ponían cara de póker jamás objetaron nada.

El porque; porque no por más importante tiene que ser tratado mejor que el resto, tienes que tratar a todos y cada uno de tus clientes igual que si fuesen reyes. Eso hará que tu mecánica de trabajo siempre sea igual y que no sientas presión por tener que hacerlo mejor con alguien porque sabes que lo haces lo mejor posible con todos y cada uno de ellos.

Recuerdo un día en el Vip que la gente empezó a correr cuando un cliente entro por la puerta, este venía con mil escoltas y todo el mundo quería una foto, un autógrafo, incluso el personal de la discoteca me pedían entrar a su mesa… yo no tenía ni idea de quién era, le atendí toda la noche sin saber ni su nombre y el servicio fue ameno y muy cordial… poco después me enteré de que era Puff Dady, al igual que me paso con jugadores de la NBA, estrellas de fútbol como Neymar, actores como Leonardo Di Caprio, París Hilton, George Cloney, Jamiroquey, Naomi Cambell y mil personajes públicos para todo el mundo, menos para mí. Muchísimas veces mis compañeros o jefes me mantenían al corriente pero durante mi jornada de trabajo yo los trataba como absolutos desconocidos jamás tuve preferencias por nadie y todos tuvieron el mismo servicio excelente por mi parte.

Puedo enorgullecerme de decir que le he servido un café al mismísimo rey Don Juan Carlos.

En fin lo que quiero decir es que si atiendes a todos de manera espectacular cuando llegue la hora de hacer un servicio peculiar para alguien especial te saldrá de manera inconsciente, sin pensarlo harás aquello que haces habitualmente y sin prestar atención a tu alrededor.

Muchísimos compañeros se han puesto nerviosos porque era la mesa de Fulanito o menganito y eso les ha causado fallos por la tensión o alguna cagada que les ha estado jodiendo durante todo el día por la cabeza… otros muchos directamente se han echado atrás porque no se sentían seguros y muchas muchas veces he visto a algunas camareras llorar por su inseguridad y la presión de querer hacerlo bien y equivocarse en algo… por eso lo más importante es coger un buen hábito y hacer siempre tú trabajo como si estuvieras atendiendo a su majestad. Es más nunca sabes a quién puedes estar sirviendo muestra de ello otra anécdota que me ocurrió en Ibiza.

Una noche llegaron al Vip un grupo de señores de edad media, avanzada, su aspecto todos vestidos de cuero, sus barbas, sus largas coletas, sus botas de piel, todos obesos y tatuados con aspecto descuidado. En fin que nada más entrar por el Vip mi jefe me ordenó ponerles una mesa lo más apartada posible del resto y cobrarles el mínimo pensando que no volverían y que no tenían el nivel económico del resto… cuál fue nuestra sorpresa que superaron el precio de la mesa en consumo más del triple, aproximadamente unos 10 mil euros y que volvieron a nuestro vip muchas veces más, además de que dejaban muy buenas propinas nunca se metían con nadie y se conformaban con lo mínimo intentando pasar desapercibidos. Ese verano al terminar la temporada me enteré a través del periódico de que eran los Angeles del Infierno… quien me lo iba a decir el primer día que los vimos entrar al vip..

Por eso ten cuidado con tus modales, siempre trata a todos por igual, y haz el mejor servicio que sepas a todos y cada uno de tus Vips. Siempre volverán si se sienten cuidados y como uno más ya que la técnica del peloteo no le mola a nadie por mucho dinero que tenga, os lo aseguro 100%!!!!

Tercera noche. Simple y muy cierto.

Después de cierto tiempo te vuelves tolerante al red bull y a la cafeína, y es lo que tiene trabajar cada noche y dormir de día, te acostumbras a ir al revés del mundo, tus desayunos son las meriendas del resto de la gente, cuando ellos cenan tu almuerzas y es que tu vida va en el sentido contrario al de las agujas del reloj. Y después de cierto tiempo así trabajando cada noche no hay maquillaje capaz de cubrir tus ojeras, además he comprobado por mi misma que cuantas mas horas duermes mas te pide el cuerpo… es como si el agotamiento siempre te acompañara y no hubiera forma de deshacerse de el. Durante épocas de cansancio extremo donde trabajaba cada noche mas de 9 horas y a un ritmo vertiginoso sin apenas 5 min para sentarme, atendiendo a cientos de clientes en el Vip, solucionando problemas, ayudando a mis camareros, etc, he preferido dormir a comer. En ocasiones tenia mas sueño que hambre, y es que cuando tienes las horas justas de descanso perder tiempo en la cocina lo veía innecesario. Pero creerme que llevar una buena alimentación es muy pero que muy necesario porque parte de ese agotamiento físico se debe a falta de proteínas, minerales o nutrientes… Conozco a mucha gente que el red bull les ha causado problemas estomacales y ni que decir del mundo de las drogas… la mayoría las hemos probado o consumido en nuestro ámbito de trabajo. Por lo que hay que tener muchísimo cuidado con lo que hacemos o con quien nos movemos. Trabajar en locales no tiene porque implicar drogarse para aguantar o para estar al mismo nivel que los demás… es mas lo desaconsejo totalmente, pierdes tus capacidades y habilidades, te vuelves mas vulnerable al estrés, el humor varia y por supuesto el cuerpo se resiente. Todo esto juntado una noche tras otra puede provocar que pierdas tus amistades, tu trabajo, tu familia, todo… No voy a dar consejos maternos a nadie, cualquier persona que trabaje en discotecas o clubes ya es mayor de edad y sabe de lo que estoy hablando perfectamente… pero estad atentos porque un día lo tienes todo y al dia siguiente puede que no tengas nada y que te lamentes de no haber hecho las cosas de otro modo. Conozco a muchísima gente que no se explica como le ha podido suceder eso o lo otro, pero los que lo vemos desde fuera si que lo podemos ver claramente. No te das cuenta de que los demás te notan diferente, de que tú trabajo no luce como cuando vas sereno…simplemente empiezas a perder cosas y te preguntas el porque…. no te preguntes nada y sencillamente empieza a hacer cambios, si ves que como lo estas haciendo algo no funciona cambia tu.

No pretendas que todo cambie para que tu puedas seguir igual, la vida no es tan justa como para favorecerte solo a ti.