Segunda noche…

Al poco tiempo de estar trabajando como Barman empiezas a darte cuenta de tu desconocimiento. Descubres que además de la gran variedad de vasos existentes también hay una gran variedad de diversos tamaños de hielo y que dependiendo del tamaño de estos la cantidad de alcohol en las copas puede variar. Ejemplos de ello son los típicos cubitos de hielo de tamaño ovalado (son los de mayor tamaño que hay), la primera táctica que me enseñaron a la hora de servir copas con este tipo de hielo es la de contar 4 segundos (ni uno más ni uno menos) mientras viertes el alcohol. Es muy sencillo desde que comienza a caer el alcohol en el vaso o copa tienes que contar mentalmente hasta 4 ( y digo mentalmente porque el cliente no tiene porque escuchar mientras observa lo que le sirves tus cálculos para suministrar la porción exacta y precisa, ya que está cantidad es bastante poca, equivale a un chupito). Al ser este tipo de cubito de mayor tamaño aunque la cantidad sea relativamente muy justa y parezca escasa, la sensación que el cliente percibe es de que has puesto una cantidad de alcohol razonable, con estos hielos parece que la copa va más cargada de lo que en realidad está ya que el peso del hielo eleva la cantidad de líquido que hay dentro del susodicho vaso.

El otro tipo de hielo con el que he trabajado es el cubo pequeño, como indica su nombre este tiene forma de cubo y es de un tamaño mucho menor al anterior nombrado. Con este hielo la cuestión es que la sensación que se percibe desde fuera a la hora de servir el alcohol es al contrario que la que se percibe con el cubito grande… por más que eches parece que hay poca cantidad cuando es totalmente al revés… por eso recomiendo según mis maestros me aconsejaron que uses el mismo método de cálculo anterior pero en esta ocasión en vez de contar hasta 4 cuenta hasta 6… así el cliente no se quejara tanto y para tu jefe esa cantidad de alcohol es la que por norma general se gasta y contabiliza como aceptable.

He pasado un millón de veces por lo mismo, el cliente te mira, mira su copa y protesta, siempre les parecerá que les has servido poco, siempre querrán más y tú siempre podrás decirles amablemente que si quieren puedes servírselo con un medidor (si dispones de el, porque en muchos sitios es obligatorio usarlo y la cantidad que este posee es la de 4 seg, o por el contrario no tienen en tu lugar de trabajo, porque en otros muchos locales ni saben que existe este artilugio). Así el cliente aunque sea entre murmullos verá que no tiene nada que hacer contigo porque no eres fácil de convencer jejej ) o simplemente con tu mejor sonrisa decirle: claro por supuesto que te sirvo un poco más y coges la botella y conforme la vuelcas ni medio segundo después la retiras y dices : “aquí tiene”. El cliente quedará encantado pensando que has sido amable con el y no habrás modificado la cantidad ni en un milímetro.

La cantidad es uno de los temas más reñidos en una discoteca, si tu jefe ve que sirves más de 4 dedos en una copa el equivalente a 4 segundo lo percibirá como un derroche y una pérdida de dinero. Y si el cliente cree que no es suficiente por lo que ha pagado lo tendrás quejándose en tu barra hasta que no consiga lo que quiere. Por eso este tema es uno de los temas que más conflicto suponen en el servicio, cada noche en cualquier local habrá siempre el típico cliente insatisfecho que siempre quiere más ahí es donde tu astucia y picardía juega su papel. Tienes que ser diplomático y no perder la paciencia, ya que como es habitual este tipo de situación te ocurrirá mil quinientas veces no solo una al cabo de la noche, y yo entiendo que llega un momento en el que te cansas de regatear con cada uno de ellos, es agobiante que te estén pidiendo un poquito más en el 97% de las copas que sirves, pero si sabes jugar con ellos y empleas tácticas para complacerles sin que ello le suponga a tu jefe un gasto extra, será pan comido!!! Intenta no perder los nervios piensa que cuanto antes lo convenzas de que tiene el alcohol que se sirve como norma general, antes se alejara de la barra, explícales que por supuesto le puedes servir más cantidad y que por el doble de lo que le has puesto también les cobraras como dos copas en lugar de una. Cuando el cliente percibe que tiene que pagar más por sus exigencias por norma general desiste o si tiene bastante dinero lo paga sin protestar.

Hay que contentar a todos,es la norma número uno. Al cliente porque es el que influye en tu buen hacer como camarero y servicio ofrecido y por supuesto a tu jefe que es el que hace el inventario y el no entiende de cantidades sino de números.

Por ese este post va dedicado a todos aquellos waitress (a los que he visto en mil sitios) que sirven unas cantidades descomunales de alcohol, copas hasta la mitad que hacen que el cliente pida más mezcla por lo fuerte que están y que genera que gastes una botella de 0’70cl en 4 copas, por lo que estás desperdiciando y tirando el dinero de tu jefe, así que ten cuidado!!! Quizás el no se de cuenta un día pero al cabo del mes cuando el dinero de caja no haya aumentado y vea que lo que si lo ha echo ha sido su inventario a la hora de comprar suministros puede que tenga que recortar gastos de algún sitio, y ese recorte en gastos seas tú.

Así que por favor : no ahoguéis a los clientes en alcohol (aunque sea muy divertido ver la cara que ponen cuando le dan un sorbo a la copa) ser justos y precisos,así si no queda de otra más que añadir, podréis hacerlo sin pasaros de la línea de lo razonable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s